Los seguros como uno de los pilares de la gestión integral de riesgos en la actividad frutícola

_MG_6394

*Por Camilo Navarro, Director Ejecutivo de Agroseguros y Coordinador Nacional de GIR del Ministerio de Agricultura. (El Pulso, 23 de Febrero 2017)

 

La actividad frutícola es una de las más dinámicas de Chile, desde el año 2000 al año recién finalizado la producción se ha duplicado y el valor de las exportaciones se han casi cuadruplicado, superando los US$ 6.328 millones. No obstante, cuando le consultamos a los fruticultores cómo lo hacen para gestionar los riesgos a los que está expuesta su actividad, ya sea por la variación del tipo de cambio o los eventos climáticos adversos, pareciera que nos encontramos ante un apostador más que un empresario, que invierte esperando que esta temporada no llueva cerca de la cosecha, que no hiele en primavera, o que el tipo de cambio no baje.

 

Hay excepciones, algunos productores han invertido en mitigadores de riesgos, como techos para lluvias, aspersores o hélices para heladas, con el fin de reducir la exposición a riesgos climáticos recurrentes. Pero ¿qué pasa con los riesgos extraordinarios o poco frecuentes?, algunos ejemplos están en nuestra memoria reciente como las lluvias de abril y diciembre del 2016, las heladas de septiembre y octubre, los granizos en distintos lugares dl país o el mega incendio de este verano.

 

Todos estos fenómenos de la naturaleza y que afectan al sector frutícola se deben, al menos en parte, a la variabilidad climática o cambio climático que estamos viviendo y que se traduce en eventos cada día más extremos y frecuentes. Por ello debemos adoptar un enfoque holístico y continuo de gestión, es decir, que nuestros productores adopten medidas preventivas en su predio para los riesgos frecuentes y acotados, y una estrategia de gestión de riesgos, que considere la transferencia de estos, para enfrentar aquellos de rango intermedio, así como los catastróficos, extraordinarios y de alto nivel de daño.

 

El Ministerio de Agricultura ha estado trabajando en políticas que apuntan hacia la gestión integral de riesgos (GIR), por lo que desde diciembre de 2015 hay una nueva institucionalidad sectorial que se hace cargo del tema y que busca aumentar la resiliencia de los productores, mediante diversas herramientas que entregan información, monitoreo y alertas de manera gratuita, entre las que destacan el Observatorio Agroclimático, la Red Agroclimática Nacional/Agromet, la Infraestructura de Datos Espáciale (IDE), y los informes agroclimáticos.

 

Asimismo, Agroseguros subsidia hasta un 60% de la prima del seguro para proteger la producción frutal o de un seguro de incendio con adicionales para asegurar la inversión, ante terremotos, maremotos, incendios, aluviones, etc.

 

El monto asegurado en frutales superó los $85.000 millones el 2016, siete veces más que hace sólo dos años. Convirtiéndose en el rubro con mayor monto asegurado y segundo en prima (US$ 3,6 millones, que representa el 27%), que según cifras preliminares de la compañía de Seguros HDI, llevaría la siniestralidad de esta temporada sobre el 150%.

 

A pesar de la expansión en la contratación de seguros en este sector aún resta mucho por avanzar. Estamos hablando de un poco más de 11.000 hectáreas aseguradas, que equivale a sólo el 4% de la superficie frutícola asegurable. De ahí radica la importancia que los productores se informen para que cada día sean más quienes adopten estrategias de gestión integral de riesgos.

March 1, 2017 | Agroseguros

Volver >